domingo, mayo 22, 2005

El loco.

El mundo ya no era el mismo, había cambiado. Todo lo que conoció dejó de existir o cambió de manera tan radical que cada aspecto de la vida parecía completamente desconocido. Lo rutinario era extraño. Lo acostumbrado se dejó al olvido. La luz se dejó envolver por las tinieblas. Al conocimiento lo desgarró la ignorancia. El odio era la nueva virtud y el perdón era una lacra que confirmaba debilidad.

La vida misma ya no era vida, era solo una sucesión de días sin sentido, vacíos, vanos, acompañados únicamente de dolor, de agonía, de desesperación, de remordimientos, de rencores, de recuerdos difuminados por la bruma de la locura.

En el fondo de su ser recordaba aun otros tiempos, sin poder saber cuanto había pasado desde ellos pero sabía que mucho o poco era igual, eran tiempos viejos y que habían quedado atrás. Recordaba otros días, llenos de luz, de ilusión, de placer, de armonía…aunque ya no sabía que era todo eso. Recordaba que algo se llamó luz, algo se llamó ilusión, algo se llamó placer y algo se llamó armonía, pero no podía explicar que era ni como se sentían, no podía describir como llegaron a su vida ni como se marcharon, no podían entender porque se los habían quitado, si es que alguien se los quitó, o si los había perdido, abandonado, ignorado. No podía saberlo.

Le atormentaba un pasado oculto, indescifrable. Sabía en el fondo de su alma, en los últimos rincones de la conciencia que le quedaban, que no había sido malo, que no tenía pecados graves que lamentar. Sabía que ese pasado había sido alegre, no sabía por qué pero en el fondo estaba seguro de ello, y eso le causaba mas tormento.

Hasta que en uno de esos días grises y sombríos, el cielo le obsequió con su ultimo rayo de lucidez, de claridad, de saber, de conciencia.

La recordó a ella.

Su imagen saltó a su mente tan clara como la primera vez que la vio. Sus ojos seguían siendo puros, su risa aun era inocente. Su rostro seguía siendo lo más bello que hubiera presenciado nunca. Y en el máximo y sublime castigo del destino recordó haberla amado. Revivió esa sensación, esa entrega, ese dolor, el amor en un sentido y jamás correspondido.

Los destellos postreros de ese último ataque de conciencia se fueron disipando. Volvió a él la locura, acompañada por un par de lágrimas que saltaron de sus ojos nublados por el sufrimiento, opacos por el abandono de la mente. Se sumergió de nuevo en su mundo de tinieblas, en su mente torturada. Y en una última crueldad de la vida se le reveló que el mundo no había cambiado, que nada se había perdido. Solamente él.

No pudo gritar su nombre, porque la fortuna no permitió que lo recordara. Simplemente la vio en su mente para olvidarla de una vez por todas y entregarse a la demencia clemente que la borro de su alma. Ella nunca lo supo.


Hay fuego en su mirada
y un poco de insatisfacción, de insatisfaccíon.
Por esa mujer que siempre quiso

y nunca pudo amar, jamás, jamás.
(parte del extraño del pelo largo.)

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo pensé que estabas hablando de Anakin convirtiéndose en Darth Vader...

Andy dijo...

Nooo porque Darth Vader no es ningún loco, es el mas malo de los malos, el mas grande de los malísimos, además es frío, sistemático y calculador, que no es lo mismo a estar loco..

Por si acaso, cualquier parecido con alguna persona real es pura coincidencia, jajaja.

y por cierto...quien sos??

Winnys dijo...

Hay noooooooooo, que triste la vida del pobre Loco! Es de invitarlo a un trago y presentarle a otra chava, pa que olvide a la anterior! jajaja

Andy dijo...

Es que a la otra ya la olvidó y de todas formas está hundido en una locura de tal magnitud que no puede salir de allí. El relato está basado en la experiencia de un mi cuate pero no les puedo decir el nombre. A lo mejor mas adelante.

Anónimo dijo...

Pobre tu cuate... de plano no supo distinguir entre una simple amistad y un gran amor.
Regina

Andy dijo...

Algo así le tiene que haber pasado, seguro. Pero yo le digo que lo que tiene es confusión no locura, jajaja.

Anónimo dijo...

Pobre loco... aunque por lo menos la recordó en su demencia, peor sería ni siquiera recordar que alguna vez amó así a alguien:con locura.

EL PRIMO dijo...

bueno que les dire... todos llevamos gran parte de este metaforico personaje... aunque unos mas que otros, lo interesante es poder dicernir entre la verdad y la fantacia que por cierto tengo bastante clara la idea y podria desifrar este cuento con los nombres de los verdaderos protagonistas o NO????

EL PRIMO

Andy dijo...

Primo, mejor no te pongas a inventar nombres porque estoy protegiendo la identidad del amigo que me contó esta historia, ya se que vos si sabes quien es pero mantengámoslo en secreto.

el primo dijo...

jejeje mi silencio valdra oro.... y dejame que te diga que vi a el amor de tu amigo en un concierto el jueves de la semana pasada, en el de diego torres... jejeje comienza con e... jejeje oralex y no me vallas a borrar este comentario

Carlos de la Parra dijo...

Creo que más que loco se ve amnésico éste amigo.