jueves, julio 20, 2006

Historias de Ruletero I

- Buenos días don, disculpe, ¿éste ruletero pasa por la 18 calle? -

- Buenos días patojo, sí, si pasa.-

- Ah, y disculpe, pero usted me puede decir cuando lleguemos a la 18, es que fíjese que no soy de la capital y no muy conozco. Hace años que me traía mi tata pero estaba yo muy patojo y apenas me acuerdo.-

- No se preocupe, yo le aviso cuando lleguemos, pero ahí si tenga cuidado usted, no mira que cómo están asaltando pues.-

- Gracias don, no se preocupe, si igual ahí no pienso tardar mucho, solo para agarrar el otro ruletero ya para donde mero voy. Mire, y ¿falta mucho para llegar a la 18?-

- Bien que falta un buen rato, más con la atrancasón que hay. Y no es que sea shute usted, pero ¿qué lo trae a la capital? ¿Buscando chance? –

- No don, no ando buscando chance, mas bien otra cosa, mejor dicho no cosa, sino persona, una mujer. Pero es la mera mera usted, la que yo quiero que sea la nana de mis patojos. Lo malo es que no se si la voy a encontrar, y si la encuentro no se que le voy a decir yo a ella, mucho menos que me va a decir ella a mí. –

- Pero sí la anda buscando lejos usted. –

- Ay don, es que si la viera a donde no iría uno a buscarla, como es de chula usted, viera que bonita la patoja y bien de su casa que ahora como cuesta encontrar patojonas así. Mire usted, si la viera, con esos sus ojotes cafés que cuando me miraba yo me ponía como que era chucho regañado, y su pelo largo, largo, que cuando se lo trenzaba yo sentía que hasta el alma me estaba amarrando. –

- Y ¿Qué fue que se le vino para acá usted? –

- Bruto que es uno don, no supe como cuidarla para que no se me viniera y cabal se me terminó viniendo a la chingada. Es que uno de patojo es burro don, porque yo ni mucho coco le ponía para hacerme el fuerte y como todo el tiempo andaba fregando con los cuates y echándome los tragos, cuando me vine a dar cuenta ya se me había venido para donde unos sus tíos que viven aquí, y viera como me costó que me dijeran donde es, pero de tanto preguntar al fin averigüé y así aventurando vengo a ver si doy donde es.

- Y ¿Qué le va a decir cuando la encuentre usted?

- Ay don, Dios quiera que la encuentre, pero le voy a decir que la quiero mucho usted, que la quiero de verdad, que ya no soy el patojo bruto que era, que ya agarré seriedad, que ya no me echo los tragos. Ojala me oiga don, para decirle que se venga de regreso conmigo, que se quede con sus tatas un tiempito mientras nos casamos, que vamos a salir adelante, que ya estoy trabajando un pedacito de tierra y con la tienda que era de una mi tía a media cuadra del parque ajustamos. Pero sobre todo le voy a decir que como me hace de falta, que si se viene de regreso conmigo no se va a arrepentir y nunca la voy a descuidar. A ver que me dice ella mí don, porque si me manda a la chingada si no se que voy a hacer usted, ya mero que voy buscando un mi barranco y me rempujo para curarme de una vez de penas.

- Pero no se preocupe hombre, ya va a ver que se regresa con usted, más fácil si también ella lo quiere. Huy, pero mire, por venir hablando tanto casi nos pasamos, ya, bájese aquí que ya esta es la 18.

- Gracias don, Dios me lo bendiga.

- Gracias patojo, y ojala que la encuentre pues…

7 comentarios:

Un yo dijo...

Puta madre!!!
Esta mierda se mira buena.
Haber que le pasa al patojo, pero lo que si no me llega es que deje el chupe, pero bueno por los culos lo que sea.

O no?

Orale

Lu! dijo...

ahhh... que siga pueee!

SiRGt dijo...

aaaaaaa ese patojo me recuerda a alguien... ojala encuentre a la patojona ;)

elpatojo dijo...

Ese patojo como que anda algo perdido. Pobre cuate. Le deseo lo mejor y que ojalá la encuentre, aunque no sea la misma.

Abrazón.

SCD dijo...

Ahora si vos, ya comprendí más el numero dos, es que uno de mula le ponen que es el numero dos y hasta el link para el numero uno por si no lo ha leido y nada, lei el dos y despues el uno, jajaja.
Buena historia vos, a ver pa´cuando la parte tres.
Saludos!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Yo otra vez.
No habia tenido el chance de leer la I....Muy buena, aunque algo me dice que le patojo ya iba un cacho tarde para la patoja.
Te saludo y ojalá se me de leer la parte III.

G.Ruiz dijo...

Que se me hace que al patojo ya le comieron el mandado por bruto y hasta el Chupe dejo, mejor que lo empieza a agarrar de nuevo que lo va a necesitar