viernes, marzo 20, 2009

¡Qué chinga el Andy muchá!

No es cuento, a lo macho. Entre que el indeciso cerote despide el año pasado al Ruletero (por berrinche según la Laura), unos meses después anuncia el retorno del mismo, se muda de nuevo de país, se queda sin chance, busca chance, pasa Navidad y Año Nuevo, se pone bolo un par de veces, encuentra chance, decide quedarse en Guatemala, manda a la mierda al mundo, el mundo lo manda a la mierda a él, se aísla de la banda, se inscribe a un campeonato de papifutbol (empieza el otro viernes), se retrotrae a un mundo interior de meditación y autocrítica donde los fantasmas de decisiones equivocadas pasadas regresan a sacarle la madre en medio de inútiles “y qué putas hubiera pasado sí...”, se adapta a una nueva realidad, se prepara para afrontar una nueva etapa, paso a paso va recuperando su vida y mas o menos se estabiliza a nivel general (mentalmente no mucho), el pobre y regresado Ruletero terminó quedando en el abandono una vez más y lo peor es que sin ningún motivo concreto, ni una despedida ni nada.

Y como la idea no es volver a despedirlo porque allí quien me va a terminar sacando la madre no van a ser los fantasmas de decisiones equivocadas pasadas sino ustedes mismos, pues vamos a ver si continuamos con esta chiva de una buena puta vez. (Perdonen ustedes pero es que estoy utilizando mas palabras altisonantes que de costumbre, mi santa madrecita dice que incluso para mí ya es un poco exagerado el uso de las mismas), pero es que no tienen idea del gusto que se siente al poder gritar CEROTE, o PISADO o toda una sarta de patanadas y que los que la escuchan la entiendan, después de 6 años completos de tener que dedicar 20 minutos a explicar el uso del versátil “cerote” cada vez que se me escapaba uno, haciendo tan agotador el proceso que eventualmente dejé de utilizarlas. Digamos que es como reencontrarse con cierta idiosincracia olvidada un tiempo, aunque curioso el caso, porque las palabritas venezolanas desaparecieron casi por completo desde los primeros días, aunque aun se me escapan algunas “coño”, “vaina”, “vergación”, y similares muy de vez en cuando.

Pero bueno, el punto aquí no es ese, si es que hay alguno. La idea central de esta sarta de muladas es que ahora si vamos a seguir con el Ruletero, vamos a tratar de recuperar un ritmo constante de publicación y vamos a ver que nuevas aventuras puedo contarles. A lo mejor puedo desclasificar ciertas historias confidenciales hasta ahora, sobre todo las vividas en el caribe sudamericano (asa nigua) y empezar a desvelar las versiones para el extranjero de las mismas. Sea lo que sea, mas de alguna cosa se me ocurrirá escribir.

Salud señores, y ofrezco mis disculpas por lo descuidado de esto y extiendo mis mas sinceros agradecimientos a los que aun siguen aquí. EL Ruletero no se ha fundido de nuevo, ni se fundirá por ahora.

P.D. Después de extrañar la Gallo ahora no me gusta tanto, que huevos!!!!.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

NO CABE DUDA TENES PROBLEMAS
LALY

Alecksya dijo...

Vos le hiciste un overhaulin al rule, te salio caro y no juntaste el pisto por eso no lo habias sacado del taller, dejate de cuentos que por puras indecisiones...

Va, pue pa la 18!!!

jcab dijo...

Me uno al sentimiento de sentir que vas dejando de usar tu cerote y tu pissssado para evitar explicaciones en el extranjero. Aunque también tiene su gracia ver la cara de la gente cuando le explicás qué es un cerote jajaja.

A ver si es cierto que escribimos mas pue!

Saludos

la-filistea dijo...

Andy!
Qué dios te guarde, bueno solo a vos sino a todos los choferes de Guatemala.

Un abrazo y chinga el Andy muchá!

Anónimo dijo...

Bueno don chofer, o se le van ocurriendo nuevas historias o lo empezamos a extorsionar en cada viaje! hijuela, no perdon, es que de tanto oir estas comunes frases se le van pegando a uno, jajajajaja.
DTB brother.
Chris

José Joaquín dijo...

Eso de "vergación" está pisado. Ya no se despida ni se disculpe tanto que esta onda tampoco es chance.