miércoles, febrero 01, 2006

Neofolclor para el siglo 21.

En el poco tiempo que llevo en Venezuela, bueno, relativamente poco, de una de las cosas que he podido darme cuenta, aparte de la belleza de las venezolanas, es de la riqueza folclórica del país. En todas las manifestaciones, no solo la música, sino en la pintura, en la artesanía, la poesía, etc. Es de resaltar la variedad cultural y el regionalismo, por ejemplo, ya uno identifica cada manifestación artística con la zona a la que corresponde, como un joropo llanero, la gaita zuliana, los tambores de las zonas de costa, la música andina, los diablos de Yare, etc.

No quiero entrar en detalles porque casi con seguridad les daría algún dato equivocado pero lo importante aquí no es el contenido o las características de cada una de estas manifestaciones folclóricas.

Al punto que quiero llegar es que el venezolano aun disfruta de ellas. Los he visto orgullosos al presenciar una parte tan suya, tan de su cultura. Por supuesto que no a todos pero si he visto bastantes. Sigue siendo una parte tan importante de la vida diaria del venezolano que incluso se ha generado una nueva corriente artística que ha ido ganando espacio y se conoce como Neofolclor. No se quien decidió llamarlo así o si el término es estrictamente correcto, pero el caso es que está allí y creciendo. Se han unido las corrientes de hoy en día con la historia artística fusionándose en una amplia gama de ritmos nuevos, de escuelas modernas de arte en toda su extensión. Si hasta la iglesia ha tenido que modernizarse para llegar a la gente de hoy, es de comprender que toda manifestación subjetiva como el arte deba adaptarse también.

Pienso en todo esto porque hoy tuve que llamar a nuestra Embajada de Guatemala en Caracas, por unas dudas que tenía, por cierto me atendieron muy bien, pero mientras esperaba en el teléfono la música de espera que tenían era Marimba. Lamento no poder decirles que composición sonaba porque ese campo lo desconozco, pero si que debo afirmar que me emocionó escucharla. No tengo ni idea cuanto tiempo hace que no escuchaba algo de marimba, y conste que a mi no me gusta, pero después de pensarlo creo que el rechazo que sentía por la marimba obedecía mas a una rebeldía malentendida que a un criterio válido. Esa actitud ignorante de rechazar lo nuestro por considerarlo inferior a lo que nos llega de fuera, o simplemente porque mis abuelos o mis padres la escuchaban pues ya eso era razón suficiente para reaccionar irracionalmente cerrándome a incluso tratar de apreciar tan interesante música.

Pero el asunto no se reduce a la marimba, sino a todo lo nuestro, a lo que identifica una cultura tan profunda como la nuestra. Aceptemos que muchas veces nos avergonzamos de nuestro origen, de nuestra mayoría indígena, lo negamos como si fuera un pecado. Repito que no todos por supuesto, pero a muchos si que los he visto renegar de nuestro folclor por decir que es “cosa de “indios”, y no digo quien fue para proteger a los testigos, jajajaja. En fin, que volviendo a la seriedad, la distancia ha sido vital para comprender la gran herencia folclórica que nos ha sido legada. Con toda la pena me incluyo entre los que nos hemos negado a apreciar lo nuestro por considerarlo “ajeno”, por no vernos a nosotros como partes de un todo que se llama Guatemala.

Espero que todo eso cambie y nos permita abrir nuestras mentes ahuyentando los prejuicios absurdos que nos ciegan. Apreciemos nuestra marimba en el siglo XXI, la poesía de occidente, el ritmo garífuna, disfrutemos de “la danza del venado”, vayamos a la elección de la “Rabin ahau”, etc. En palabras de Ricardo Andrade que en paz descanse… “Sintámonos orgullosos de ser Guatemaltecos…”

1 comentario:

La Winnys dijo...

Hola manito.. parte de eso te cuento que se trató esta campaña de GuateAmala... fue una semana que cerraron la Plazuela España y allí hubieron conferencias y varias actividades para fomentar el amor a nuestra patria!

Estaba divino la verdad... ibas caminando y encontrabas frases en el suelo..divinas... y fue increíble ver realmente las colas que se hacían para entrar!

Sinceramente.. yo si felicito miles al organizador de esto! Si logró hacer conciencia de todas las personas que asistieron... ya empezó algo muy bueno!

Abrazos,