viernes, octubre 14, 2005

UN DÍA GRIS.

Tres años han pasado desde aquel lunes 14 de Octubre del 2002. Recién llegaba yo a la casa después del trabajo y me preparaba para ver la postemporada del base ball cuando recibí la llamada. Era el Aleja Hernández para darme la nefasta noticia: Gabriel había muerto y de Ricardo no se sabía nada.

Gabriel Rivera y Ricardo Andrade, teclado y voz de Los Últimos Adictos eran atacados equivocadamente por un grupo de asesinos malditos. Gabriel murió en el instante, Ricardo se aferró a la vida por seis días más aunque inconsciente.

Todo era confusión, logré hablar con Rolando y con Taz, dos de mis mejores amigos y también integrantes de Los Últimos Adictos. Ya iban de camino hacía el lugar donde fue el ataque. No se sabía mucho, las noticias eran contradictorias. Lamentablemente lo único que se sabía con seguridad era que Gabriel había muerto. Las radios del rock nacional se unieron para tratar de informar. Pasadas unas horas confirmamos que el estado de Ricardo era grave. Al día siguiente el sepelio por Gabriel. Seis días mas tarde el de Ricardo.

No quiero entrar en detalles porque sigue siendo doloroso, para los últimos adictos que quedan, para las familias de Gabriel y Ricardo, para mí, para los amigos, para todos los que en algún momento formamos parte de esa familia adicta.

Allí terminaron los sueños, las ilusiones, las esperanzas. Se truncaba una carrera artística con un brillante futuro. Para Rolando, Taz y Jorge solo quedaba reunir las fuerzas necesarias para seguir con la vida. De Gabriel y Ricardo nos quedaron los grandes momentos, los buenos recuerdos.

Gabriel y Ricardo, sepan donde estén que los seguimos recordando, que los seguimos queriendo como amigos que tuvimos el honor de conocer.

Como mencionaba antes, a todos los que de una u otra forma participaron en esa aventura que se llamó Los Últimos Adictos quiero enviarles un abrazos. Obviamente olvidaré a alguien pero vamos a intentarlo. Gabriel y Ricardo (Q.E.P.D.), Jorge, Taz, Rolando, Liz, Regina, la lombri, Juan Rodolfo, Mameyón, Pasacón, pepito, el Aleja, Chaluleu, Manuel Mendrell, Dennis, Walter, el Zacapa, los viernes verde, los radio viejo, Samuel Monzón (el Vampiro), Mauro, los de la Fénix, algunos de la atmosfera, otros de la marca, ButtHead, la familia Lopez García, el Clave, la familia del Taz, la familia de Jorge, la familia de Gabriel, el peluca, el mismísimo Lev (Omar R.), Pablito Leon, los del Salvador, el chatío Espaderos y un larguísimo etcétera.

Que viva el Rock Nacional y sigamos sintiéndonos orgullosos de ser guatemaltecos!!!!!
Andy (El Papataz)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ahhh si que triste esta onda, compatriotas matando a sus propios artistas. Y asi como aquellos ¿cuantos mas? ¿cuantos mas moriran por equivocacion? ¿cuantos mas tienen que morir para que el gobierno mierda haga algo por el pais que les elije? perdon por lo de gobierno y mi reacción tan reacia hacia este tipo de situaciones, pero cada quien es diferente y realmente me da rabia ver como el chapin destruye a sus propios hermanos chapines. Ahora solo queda su arte y memoria en los corazones de muchas personas, dolídos si, pero aun orgullosos de ese trabajal que representa ser artista en Guate, donde pocos dan un centimo por algo tan huevudo.

Este trajico dia ha fallecido otro musico, parece que la fecha no se cansa de cagarse en alguien. Lamentablemente el bajista de Toba tambien se fue anteayer, ese mismo dia. Puta, la verdad no se ni que pensar, ni que decir y con lo de la tormenta me ahueva el futuro de muchas familias y de todo un pais que dejo a la deriva el maldito ex general de Rios Montt y su partido de zanganos.

Que Dios nos ampare mucha y sobre todo a las familias de estos grandes talentos,

LEV ANDROPOV

Anónimo dijo...

Andy no quiere escribir pero les dice hola desde Guate YEAH!!!! ki toy dice aquel jaja

LEV ANDROPOV

chiquilla dijo...

Bueno, a tres años de sentir con todo el corazón la gran pérdida de de dos grandes personas, que aún sigue siendo muy doloroso, estoy mucho más convencida que Ricardo era y es un ángel que vino a despertar a muchos jóvenes y enseñarnos que somos libres, para sentir, hablar gritar, y como alguna vez me dijo él "hay que hacerle ganas", para poder seguir adelante, y sacar al país de la M.